Crear sitios web accesibles.

Si los libros no deben tener barreras tampoco debería tenerlas Internet y sus sitios web, pero ¿cómo hacer para que una página web sea accesible?  No es tan difícil como suena, si profundizamos en el tema puede llegar a ser muy complejo pero podemos empezar con algunas cosas básicas y fáciles como las que mostraremos en esta entrada. Hay que saber que, aunque aquí hablemos de páginas para jóvenes y niños, todo relacionado con la accesibilidad es de aplicación en cualquier web para todo tipo de público.

¿A qué nos referimos cuando hablamos de sitios o entornos accesibles? los entornos accesibles son aquellos a los que cualquier persona, independientemente de su edad, de su condición, de sus capacidades o  de los dispositivos que utilice, puede acceder sin encontrarse con barreras de ningún tipo. ¿Y la accesibilidad web? el World Wide Web Consortium (W3C), que es un consorcio internacional que trabaja para desarrollar y promocionar estándares para el  World Wide Web, dice que:

Hablar de Accesibilidad Web es hablar de un acceso universal a la Web, independientemente del tipo de hardware, software, infraestructura de red, idioma, cultura, localización geográfica y capacidades de los usuarios.”

Es decir, trasladar el concepto de accesibilidad y entornos accesibles a la Web. Este consorcio ha creado unas Pautas de Accesibilidad para el Contenido Web (WCAG) 2.0, y serán las que  deberemos tener en cuenta a la hora de hacer accesible nuestro sitio. Estas pautas se componen de 4 principios y 12 directrices. Os animo a leerlas, van a daros mucha información y soluciones a los problemas de accesibilidad que encontréis. El único handicap es que no está todo traducido a español, las secciones de “cómo cumplir” y “comprender” se encuentran en inglés.

Hay tres niveles de conformidad (cumplimiento) con las pautas, A, el más bajo, AA y AAA, para que os hagáis una idea, en teoría los sitios web de instituciones públicas deberían cumplir al menos un nivel AA, digo en teoría pues no siempre se cumple.

Pero al lío, ¿qué podemos hacer para mejorar la accesibilidad de nuestros sitios? 

En primer lugar, nuestro sitio web ha de ser perceptible, es decir, debemos mostrar la información de manera que los usuarios puedan entenderla. Para ello:

  • Proporciona alternativas textuales para todo contenido no textual: cuando utilices imágenes y/o animaciones utiliza el atributo “alt” para describir mediante texto dichos elementos, así independientemente de que los usuarios puedan visualizarlas o no, sabrán que ese contenido existe.  Si utilizan un lector de pantalla les indicará que allí hay un elemento y sus características.
  • Medios tempodependientes: al usar recursos multimedia añade siempre, como mínimo, subtítulos y una descripción del vídeo,  así cualquiera podrá entender los vídeos y audios que les ofrezcas incluso si no puede oírlos.
  • Crea contenido que pueda ser presentado de diferentes formas sin perder ni información ni estructura: la forma de acceder al contenido no es la misma para todos los usuarios, si nuestros usuarios tienen una discapacidad motriz, por ejemplo, es muy probable que tengan los scripts y las ventanas desplegables desactivados. Tenemos que darles alternativas para que puedan acceder a esa información sin hacer uso de esas herramientas ofreciendo, por ejemplo, documentos en formato PDF con el contenido de las ventanas desplegables. Igualmente estructuras complejas en la web, con muchas categorías y sub-categorías, pueden resultar poco accesibles, intenta simplificar.
  • Facilita que tus usuarios puedan ver y oír el contenido, incluyendo la separación entre el primer plano y el fondo: 
    • Indica qué información es la más relevante, para ello puedes usar tipografías distintas o diferentes colores para destacar cierto contenido o los títulos;
    • es recomendable que se dé la opción de cambiar el tamaño y color de las fuentes, facilitaremos la lectura a todos nuestros usuarios, si no puedes dar esta opción utiliza tipografías accesibles como arial y verdana, y un tamaño de fuente al menos de 12 puntos;
    • el contraste entre el fondo y el contenido debe permitir que la lectura. Existen diferentes herramientas, como WebAIM, que te indican el grado de accesibilidad de ciertos colores sobre otros;
    • evita incluir ruido/música de fondo, no es lo más adecuado cuando alguno de tus usuarios utiliza un lector de pantalla, para el resto, y esto es una opinión personal, es muy incómodo. Los sonidos y las animaciones son apreciados de forma positiva por los niños, puedes incluirlos en tu sitio web, pero da la opción a que se reproduzcan sólo cuando ellos quieran y;
    • por último, pero no menos importante, evita el uso de imágenes textuales o como mínimo explica su contenido. Las infografías (imágenes con gran cantidad de información) están bien, siempre y cuando las describas usando texto alternativo, si no lo haces algunos de tus usuarios, aquellos con discapacidad visual, pueden perder esa información pues el lector de pantalla la interpretará como una imagen decorativa y no proporcionará datos sobre ella.

Además de perceptibles, los componentes de la interfaz de usuario y la navegación deben ser manejables. Para ello: 

  • Proporciona acceso a toda la funcionalidad mediante el teclado, sin que sea necesaria una determinada velocidad para cada pulsación individual de las teclas.
  • Da tiempo suficiente a tus usuarios para leer y utilizar el contenido: si tienes una presentación, ofrece, por ejemplo, opciones de pausar la acción, reanudarla, etc., además, no es adecuado que el contenido caduque, por ejemplo a la hora de rellenar un formulario, cuando una persona emplea más tiempo del “normal” en completarlo.
  • No diseñes contenido que pueda causar ataques epilépticos: aunque quieras llamar la atención sobre algún contenido, las webs no deben contener nada que destelle más de tres veces en un segundo.
  • Proporciona formas para ayudar a los usuarios a navegar, a buscar contenido y a determinar donde están estos: sé coherente a la hora de diseñar tu web y añadir contenidos; no cambies la estructura en cada página/entrada; utiliza colores significativos y estándar y manténlos durante toda la web, si no lo haces pues puedes confundir a tus usuarios; los niños no suelen utilizar la barra de scroll, tenlo en cuenta. 

La información y las operaciones de usuarios deben ser comprensibles.

  • Haz que el contenido del texto sea legible y comprensible. Indica el idioma del texto, evita utilizar palabras complejas e inusuales y si utilizas una abreviatura utiliza texto alternativo para identificarla. Si quieres cumplir este punto completamente te invito a introducirte en la “lectura fácil” que es la adaptación lingüística de un texto que facilita más la lectura  y la compresión que un texto medio.
  • Haz que la apariencia y la forma de utilizar las páginas web sea previsible: evita que cuando se abra un enlace que este lo haga en la misma pestaña; el uso de pop-up, en caso de añadirlo da opciones alternativas para quienes tengan desactivada esa función y; si tienes material descargable indica el formato en que se encuentra.
  • Da asistencia a la entrada de datos: si se produce un error en el sitio indica de qué error se trata y cómo corregirlo; ofrece instrucciones si tienes alguna acción que puede ser más complicada como un proceso de compra, ¿sabías que los menores son más propensos a leer las instrucciones de uso que los adultos?  y; ten un espacio de ayuda donde soluciones las dudas más frecuentes de tus usuarios.

El contenido deber ser suficientemente robusto para que pueda ser bien interpretado por una gran variedad de agentes de usuario, incluyendo tecnologías de asistencia. Suena difícil, eh, pues es “tan simple” como hacer compatible tu sitio web, es decir, que pueda verse en diferentes dispositivos, móviles, tabletas, etc..

¡Nunca olvides para quién estás desarrollando el sitio web!, la mejor forma para diseñar un sitio para niños y jóvenes es asegurar un diseño usable  y accesible. Si para llevar a cabo el desarrollo puedes implicarlos directamente, tengan o no discapacidad, hazlo, será la mejor manera de saber si tu sitio está funcionando.

Y dado que los niños y los jóvenes son muy distintos, si tu audiencia puede clasificarse en grupos claramente diferenciados por sus necesidades, habilidades y motivaciones, una buena opción al diseñar tu web es ofrecer secciones o versiones del sitio para a cada grupo.

Para finalizar, un ejemplo: http://www.cnse.es/actividadesenlse/

Bibliografía

Fuente de la imagen

Crear una Web Accesible. En: Web Accesible. <http://webaccesible.cea.es/?q=pasos>

Fundación CNSE. Internet seguro. En: Fundación CNSE. <http://www.fundacioncnse.org/educa/internet_seguro/sobre_esta_web.php>

Hassan Montero, Yusef (2004). Diseño web orientado a niños. En: No Solo Usabilidad, nº 3, 2004. <nosolousabilidad.com>. ISSN 1886-8592

W3C (2008). Pautas de Accesiblidad para el Contenido Web (WCAG) 2.0. En: sidar. <http://www.sidar.org/>

Anuncios

One thought on “Crear sitios web accesibles.

  1. Buenas noches Laura,

    me gustaría aportar un recurso para ir más allá:

    “Understanding WCAG 2.0”, del Web Content Accessibility Guidelines Working Group (WCAG WG). En: https://www.w3.org/TR/UNDERSTANDING-WCAG20/

    Tiene secciones del contraste y la consistencia, de cuándo no usar texto, del teclado, la compatibilidad, la navegación,… un mucho de todo, en el que se explican los beneficios específicos de las distintas medidas que se llevan a cabo para hacer accesible un sitio, así como ejemplos y se ofrecen enlaces a webs que explican cómo hacerlo en el código 😉

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s