Cibes 2015. Una pequeña reflexión.

Hace unos meses os comentaba que la Universidad Carlos III de Madrid (Getafe), la Universidad Estatal Paulista (Brasil) y el  Ayuntamiento de Getafe (España) estaban organizando el I Congreso Iberoamericano de Bibliotecas Escolares, bajo el lema “Educación por competencias: reto del milenio para la interculturalidad y la inclusión social“ pues bien, dicho congreso se celebró los primeros días de esta semana (26, 27 y 28 de octubre), y he tenido el gran placer de poder asistir al evento.

En realidad no sé muy bien como resumir todo lo que allí se habló, ni cómo transmitiros todas las iniciativas que allí se expusieron, ni siguiera sé si tienen espacio en un sitio web como este, pero como bibliotecaria y bajo todo mi amor por este oficio, quiero hacer unas pequeñas reflexiones sobre el evento. 

¿Un congreso sobre bibliotecas escolares? 

Sí, aunque a veces sean las grandes olvidadas o “las hermanas pequeñas” de otras bibliotecas, como las públicas y las universitarias, es imprescindible que sean tenidas en cuenta y que reciban la importancia que deberían tener de por sí.

Probablemente una biblioteca escolar sea el espacio donde algunos niños tendrán su primer contacto con los libros; desde ellas podremos propiciar, desde una edad muy temprana, el amor por la lectura; tal vez sean las responsables que un adulto se convierta en lector… hay cientos de razones y por ello es necesario darles visibilidad y este tipo de eventos son fundamentales.

¿Una biblioteca en la escuela?

Una gran cantidad de escuelas no cuentan con su propia biblioteca, o bien es entendida como un mero espacio de almacenamiento de libros, las bibliotecas escolares son, o deben ser, mucho más que eso.

Deben entenderse como un servicio adicional y necesario que ayude a mejorar la calidad informacional del centro, en general, y del alumnado, en particular. No sólo para dar acceso a la información por diferentes medios, si no que también sirva para mejorar su entendimiento, apreciación y asimilación.

Sí, una biblioteca en la escuela, sí.

¿Un bibliotecario en la biblioteca?

En un mundo utópico cada escuela tendría su biblioteca y cada biblioteca su bibliotecario especializado, por desgracia nos encontramos en otra realidad que hace necesario que colaboremos, bibliotecarios sí, pero docentes también.

La labor del docente en una escuela es primordial y no podemos olvidar eso, así como tampoco podemos olvidar las acciones impresionantes que están haciendo para promover las bibliotecas de sus centros.  Ya que nos encontramos juntos en esto, colaboremos, creemos grupos interdisciplinares, aprendamos y enseñémonos los unos a los otros. Todos saldremos ganando.

 ¿Un blog/ Web en la biblioteca?

Sí, sí y sí.

La visibilidad es el gran hándicap de las acciones que se llevan a cabo en las bibliotecas escolares, esto hace que acciones maravillosas y esfuerzos descomunales, que podrían ser aprovechados por muchos otros centros, se pierdan una vez realizada la actividad.

Igual que es importante que colaboremos, también lo es que compartamos, para que otros puedan saber qué se está haciendo en los centros, para motivar nuevas acciones propias y ajenas, para crear precedentes y sobre todo, para conseguir llegar a todos aquellos a quien no sabemos llegar físicamente.

¿Enseñar o aprender?

Las dos.

Algunas veces nos atrevemos a llamar “huérfanos digitales” a nuestros chavales, sin saber cómo llegar a ser esos “padres digitales” que tanto necesitan. Si nuestros niños hablan en digital, nosotros también deberíamos, aunque tengamos que empezar aprendiendo el abecedario de nuevo. Eso implica, otra vez, colaborar y sobre todo aprender: no podemos exigirles a ellos que sepan leer y escribir, de historia,  de física o de lo que sea, si nosotros mismos no estamos dispuestos a abrir nuestras mentes a nuevos paradigmas.

¿Algo más?

Mil cosas, pero creo que para ello aún me quedan unas cuantas jornadas de reflexión, aun así he de decir, y esto es una gran verdad, que me hace muy feliz ver a gente tan motivada, tantos proyectos bonitos y tanto amor por el trabajo bien hecho.

También, para que no sea todo de color de rosas, tengo que decir que me ha faltado ver más gente joven, pues creo que somos los que ahora empezamos a asomar el hociquillo los que tenemos que cambiar las estadísticas, promover las bibliotecas escolares a lo largo y ancho del mundo, y tender la mano, con una nueva energía, a la gente que lleva tantos años allanándonos el camino.

Os dejo aquí el enlace del congreso en el que se publicarán, un poco más adelante, las actas del evento: http://www.cibes2015.info/

Anuncios

2 thoughts on “Cibes 2015. Una pequeña reflexión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s