Los derechos del lector

Derechos del lector

Este cartel fue creado en 2009 como parte de una campaña de promoción a la lectura en Francia. El decálogo está tomando del libro “Como una novela” de Daniel Pennac, publicado por primera vez en el año 1992, dirigida hacia educadores y personas que desean promocionar la lectura entre un público joven a veces reacio a ello.

El decálogo:

1. Derecho a no leer. Porque no siempre tenemos ganas de leer, ni tiempo, ni necesidad de ello y eso no es algo malo. A veces es necesario hacer una pausa en el camino para empezar con más ganas la siguiente vez.

2. Derecho a saltarse páginas. No todas las partes del libro tienen que ser interesantes, podemos elegir lo que nos gusta de cada título, mejor aprovechar un poco del contenido que descartar totalmente el libro porque nos aburre ¿no?

3. Derecho a no terminar un libro. No todos los libros encajan bien con todas las personas, algunas veces nos equivocamos al elegir o nos dejamos llevar por recomendaciones que no resultan como pensábamos ¿está eso mal? Claro que no, rectificar es de sabios.

4. Derecho a releer. Volver a disfrutar de la misma historia, las mismas emociones, los mismos personajes, encontrar nuevos matices, descubrir un poco más a cada personaje.

5. Derecho a leer cualquier cosa. Y que nos de igual la opinión de los demás. Leer aunque los otros opinen que “eso es cosa de niños” o “de niñas” o aunque tenga más ilustración que texto.. sí ¿y qué? Un comic, por ejemplo, puede enseñarnos y transmitirnos más, en determinados momentos, que cualquier novela de 250 millones de páginas, y eso, desde luego, no es malo.

6. Derecho a confundir la ficción con la realidad. No necesita explicación. En otras versiones de este punto lo podréis encontrar definido también como Derecho al bovarismo, este término que alude a  la protagonista de Madame Bovary de Flaubert, lectora compulsiva y apasionada de novelas románticas, y puede definirse como “el estado de insatisfacción crónica de una persona, producido por el contraste entre sus ilusiones y aspiraciones y la realidad” .

7. Derecho a leer en cualquier sitio. Aunque haya sitios ideales para leer (el sofá de casa, por ejemplo), el metro, la sala de espera del dentista o cualquier otro lugar puede ser perfecto si la historia es buena.

8. Derecho a hojear un libro. En muchas ocasiones no tenemos tiempo para pararnos y leer un libro completo, pero nos apetece disfrutar de un pequeño contacto con él, buscamos una cita, una frase… algunas veces simplemente no es el momento de ese libro, pero no lo sabemos hasta que lo abrimos. Cada uno debe acercarse al libro de la forma que quiera y cuando quiera.

9. Derecho a leer en voz alta. Esto nos permite convertir la lectura en algo social, compartir con otras personas el placer por el libro, escuchar y encontrar nuevos puntos de vista y enfoques que tal vez solos no somos capaces de ver.

10. Derecho a estar callado. Es el derecho a no decir nada sobre lo que hemos leído, no dar nuestra opinión, porque la lectura también puede ser algo íntimo, que no tenemos que justificar.

Anuncios

One thought on “Los derechos del lector

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s