Príncipes, princesas y estereotipos.

Amor románticoPensaréis “aquí va otro post contra los estereotipos”, sí, porque seguro que hay cientos, pero todos y cada uno de ellos son sumamente necesarios.

Pensad en una princesa, o en un príncipe, ¿cómo os lo imagináis? probablemente ella sea guapa, con el pelo largo, tal vez vista de rosa y sea un poco sumisa, y él, él será un hombre apuesto, con espalda ancha y con ganas de aventura. Probablemente seáis de los que imagináis algo más realista, pero seréis una excepción.  Os pregunto por ambos, príncipes y princesas por un hecho sencillo, los estereotipos no son solo para las princesas.  

Antes de meternos al trapo contextualicemos un poco: a lo largo del tiempo los cuentos e historias se han utilizado para transmitir de una forma sencilla enseñanzas o moralejas para aquellos que recibían el mensaje. Actualmente tenemos la suerte de tener un mayor acceso a la educación (aunque esto sería otro tema a tratar) y por suerte, la mayoría de nosotros, y de los peques que vienen detrás, sabemos leer o tenemos facilidades para aprender, esto no siempre fue así, y desgraciadamente hay en sitios en los que esto aún es una gran utopía. Cuando la gente aún no sabía leer los cuentos eran narrados en las calles y plazas, buscaban transmitir valores acordes con la época, es por esto que muchos cuentos tradicionales tienen una gran carga sexista, pero que se adaptaba al rol del  hombre y la mujer en aquellas sociedades.

Esto podría pasar por alto si a día de hoy estas historias no siguiesen formando parte de nuestra vida cotidiana, por ello es imprescindible que cuando contemos un cuento sepamos de lo qué hablamos, sobre todo cuando quienes están detrás son niños, con sus orejas abiertas y con ganas de aprender. Los niños no son tontos, eso deberíamos saberlo de antemano, y a ciertas edades son como esponjas que absorben cualquier cosa que les pongas delante, así que es sumamente importante que desde pequeños rompamos con los roles que no queremos que sigan cuando sean mayores.

Vamos a verlo desde diferentes perspectivas, en primer lugar, la princesa (sí, en rosa): los cuentos tradicionales enseñan a las niñas que deben ser princesas ¿qué implica esto? que deben estar siempre guapas y arregladas, en cualquier momento puede aparecer un príncipe y tendrán que estar preparadas para él, porque es así, están predestinadas a un hombre apuesto del que se enamorarán perdidamente (¡qué afortunadas!) y al que tendrán que hacer feliz,  deberán darle su amor incondicionalmente ya que él las salvará de su soledad, de su madrastra o de cualquier otra persona que pase por allí.

En segundo lugar, el príncipe (sí, en azul): los niños han de ser apuestos príncipes, nada de ser un languiducho, deben estar siempre dispuestos a la aventura, porque eso es para ellos, la aventura, deben vencer a sus enemigos y luchar contra toda adversidad, demostrar que valen y como recompensa tendrán una princesa guapísima esperando a ser rescatada por ellos (¡qué responsabilidad!) de todos sus males, pero que a cambio les será servil y los amará para siempre.

En tercer lugar, los reyes: buscarán siempre lo mejor para su reino, aunque ello implique pasar por encima de sus hijos e hijas ¿cómo se va a mantener si no es así su legado? y dónde queda el amor de padres, os preguntaréis, exacto, encontramos princesas y príncipes, predestinados, les guste o no, al amor, pero sin amor de quienes han estado a su lado toda la vida.

Ahora bien, volviendo a nuestro día a día, por suerte tenemos alternativas y los cuentos también se han ido renovando, os propongo una serie de títulos que os harán ver las cosas de otra forma. Ni los chicos tendrán que salvar el mundo, ni ellas tendrán que quedarse en casa esperando.

Princesas:

¿Hay algo más aburrido que ser una princesa rosa?
Raquel Díaz Reguera

¿ Hay algo más aburrido que ser una princesa rosa?

Autora: Raquel Díaz Reguera

Editorial: Thule Ediciones.

ISBN 978-84-9259558-7

5-8 añ0s

Carlota es una princesa rosa, todo a su alrededor es rosa, sus sábanas, sus almohadas pero ella está harta de ser rosa. Las princesas son cursis y tan delicadas que hasta notan un guisante debajo del colchón pero ella puede dormir hasta encima de un elefante.. ¿Qué hará Carlota para cambiar su situación?

La Princesa Listilla
Babette Cole

La princesa listilla

Autora: Babette Cole

Editorial: Ediciones destino

ISBN: 978-84-2331689-2

A partir de 6 años

Este es uno de mis preferidos. La princesa listilla no se quería casa, era guapa, tenía mucho dinero y montones de príncipes que querían estar con ella. Los reyes decidieron que debía sentar cabeza así que tendría que buscar marido, la princesa listilla creo una serie de pruebas para sus pretendientes ¿conseguiría alguno superarlas todas?

Príncipes:

Los príncipes azules destiñen
Teresa Giménez

Los príncipes azules destiñen

Autora: Teresa Giménez

Editorial: Beascoa

ISBN: 978-84-4882664-2

5- 8 años

Una princesa espera a su príncipe pero este no llega,  algunos le decían que los príncipes azules no existían, otros que desteñían, pero… ¿encontrará esta princesa a su príncipe azul?

El príncipe ceniciento
Babette Cole

El príncipe ceniciento

Autora: Babette Cole

Editorial: Ediciones Destino.

ISBN: 978-84-2331687-8

6- 12 años.

El príncipe ceniciento no parecía un príncipe, era bajo y pecoso, se encargaba de las labores del palacio mientras sus hermanos iban a la Disco-Palacio con sus novias princesas, a él le encantaría ser como sus hermanos ¿lo conseguirá?

También podéis echar un vistazo a:

Rana que habla

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s