El canto de las ballenas- Gary Blythe y Dyan Sheldon.

Aunque os dije que no podría actualizar el blog por falta de tiempo no he podido resistir las ganas de crear una nueva entrada, este libro lo merece. Normalmente os hablo un poco del libro, la historia,  os digo las cosas buenas y no tan buenas que tiene y os hablo un poco de su autor o autores e ilustradores, esta vez no, no entraré en tantos detalles, puede que más adelante lo haga pero creo que no es el momento. Tal vez esta entrada sea mucho más personal.

Hoy, me he reencontrado con este libro y el sentimiento que ha despertado en mí es de profunda ternura, ternura no hacía la historia sino al libro en sí. Este en un libro que me marcó, de cierta forma creó un antes y un después en mi manera de apreciar los libros, en especial los ilustrados, y creo que, a pesar de la innumerable cantidad de libros que han pasado desde entonces por mis manos, jamás ninguno fue capaz de emocionarme tanto.  Me regalaron este libro, no recuerdo cuentos años tendría, nueve o diez, no sé, mentiría si os diese una edad, lo que sí puedo deciros es que en cuanto abrí sus páginas me enamoró, adoraba este cuento, era mi pequeña joya (aunque eso sólo lo sabía yo) dentro de todos mis libros y no fue su historia lo que me hizo sentir así, aunque es una historia preciosa, sino sus ilustraciones, tremendamente realistas, me hacían sentirme como parte de la historia, ningún otro libro lo había conseguido de forma tan tangible hasta ese momento, o al menos, tal vez por mi corta edad, jamás tuve tanta consciencia de ello si lo sentí antes así.

Me pasa algo curioso, el primer recuerdo que tengo de este libro está asociado a un viaje, tenía que coger un avión temprano al día siguiente, tenía que dormir pues iba a ser un día largo, pero en vez de eso me pasé media noche, escondida debajo de las sábanas, para que no me viesen y me mandasen a dormir, con una pequeña linterna leyendo (y releyendo) esta historia y no es que sea un libro largo, ni mucho menos, pero me gustaba tanto que no podía parar de mirarlo.

Prometo, cuando tenga tiempo de verdad, dedicar una entrada con más detalles sobre el propio libro, la historia, su autor, su ilustrador, etc. de momento os dejo con la miel en los labios y os recomiendo, sinceramente, que si podéis tenerlo en vuestras manos le dediquéis un ratazo largo a apreciar sus preciosas ilustraciones, y su historia, por descontado.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s